EL ARTE DEL BORDADO (4) Punto de Cruz

En: Root En:

El punto de cruz es una forma popular de bordado en la que se usan puntadas que quedan en forma de equis. Emplea también otras puntadas, entre ellas las de ¼, ½, ¾ y de punto atrás. El punto de cruz se realiza usualmente sobre tejidos de trama uniforme.

La más importante particularidad del punto de cruz es su gran posibilidad de esquemas y dibujos en multitud de tejidos, aplicándose, entre otros, en mantelería, colchas, paños, ropa de cama, toallas…

El verdadero punto de cruz, idéntico al que se realiza actualmente, hizo su aparición en Europa durante la Edad Media, para luego difundirse ampliamente durante el Renacimiento. Tradicionalmente, el punto de cruz se utilizaba para embellecer tejidos como mantelerías, lencería y tapetes. Aunque existen muchas bordadoras que aún lo emplean para estos usos, es cada vez más corriente usar este punto para bordar sobre tejidos de tela de panamá o cañamazo y colgarlos en la pared como elementos decorativos.

Clases de tela para confeccionar en punto de cruz:

Tela Panamá. Muy utilizada para mantelerías y tapetes por su suavidad y caída. Se borda con una cruz por cuatro cuadros de tejido. Esta tela está elaborada con una mezcla de materiales y suele tener una composición 50% algodón y 50% poliéster. Al estar confeccionada con una mezcla de materiales naturales y sintéticos, el lavado es más fácil. Se diferencia de cualquier otro tipo de tela para punto de cruz en su trama. Los hilos verticales y horizontales se cruzan pero sin entrelazarse. Para formar una cruz en este tejido se necesita utilizar cuatro cuadrados para que no se pierda el hilo. El resultado es más vistoso que en cualquier otra tela ya que el punto de cruz queda más suelto. Son muchos los especialistas en bordado que aconsejan este tipo de tela.

Mantelería bordada en punto de cruz.

Tela de lino: Ideal para trabajos más finos. Se trabaja cogiendo dos hilos en cada sentido, la puntada resultante es pequeña y el efecto muy decorativo.

Tela Aida: Es el tejido más empleado en los bordados de punto de cruz y uno de los más fáciles y cómodos para bordar. Se trabaja con una cruz por cada cuadro del tejido.

Los bordados realizados en tela para punto de cruz pueden montarse en otras telas haciendo composiciones. Es muy habitual el uso de la composición en cojines, colchas y edredones. También son muchos los cuadros de punto de punto de cruz en solitario, considerándose como auténticas obras de arte.

El hilo será la cara visible de nuestros bordados. Un hilo confeccionado con materiales naturales como el algodón, junto con una buena calidad de tela para punto de cruz es la clave perfecta.

Comentarios

Deje su comentario

Top