Mantilla española

In: Mantillas y Velos On:

Existen numerosas hipótesis sobre el origen de las primeras mantillas, pero lo que se conoce a ciencia cierta es que siempre fueron prendas ornamentales o incluso de abrigo, que utilizaban las mujeres ya desde la antigüedad. La utilidad de la mantilla española evolucionó en función, sobre todo, de factores climáticos ligados a nuestra geografía, y eso se tradujo en los diferentes tejidos con las que se confeccionaban: en las zonas más ásperas se utilizaban materiales más tupidos y en las zonas de clima suave, tejidos livianos como la seda.

En el siglo XVII ya era habitual utilizar la mantilla de encaje como prenda distinguida además de las de paño y mantones de seda. Sin embargo, su uso no se generalizó entre las mujeres de la nobleza y alta burguesía hasta finales del siglo XVIII (como se aprecia en varios retratos pintados por Francisco de Goya), costumbre que continuó Isabel II de España, y que ya en el siglo veinte repitió la reina Sofía. Es entonces cuando su uso evoluciona para convertirse en un accesorio más ornamental en el que ya se empiezan a apreciar bordados más elaborados.

 

Uso actual de la mantilla:

  • Boda de etiqueta (de día) se aconseja llevarla con traje de cocktail si eres invitada y así se indica en la invitación; puedes llevarla con traje largo si eres madrina.
  • Boda de etiqueta (de tarde) se aconseja llevarla siempre con traje largo.

     

El color de la mantilla:

  • Negra; para celebraciones religiosas, tales como coronaciones de vírgenes, procesiones, homenajes, audiencias de autoridades eclesiásticas…
  • En ceremonias festivas se pueden usar en negro o marfil.
  • En corridas de toros; actualmente es indiferente el uso de mantilla negra o marfil.
  • Blanca o marfil, para novias. Una novia que elige vestir una mantilla tradicional, en lugar del clásico velo, lucirá espectacular. La mantilla de encaje es más tupida y no tiene que ser tan larga como el velo.

Tipos de mantilla, por el tejido:

  • Mantilla de blonda o encaje de seda, con grandes motivos florales realizados en seda más brillante, Con ondulaciones en los bordes o "puntas de castañuelas".
  • Mantilla de chantilly, hecha con un ligero tejido originario de esta ciudad francesa y bordado con distintos motivos.
  • Mantilla de tul, tejido delgado y transparente (confeccionado con seda, hilo o algodón). Usado a modo de imitación de las mantillas de blonda y chantilly.

20200204-03.jpg

Comments

Leave your comment

Top